En palabras de Juan Clariond

  • “Tengo muy presente escuchar a mi papá en la mesa, desde que estaba chico, hablar y hablar de temas de productividad y temas de ‘mejores prácticas’”, explica. “De él aprendí también temas tan relevantes como la importancia de respetar a tus socios y claro, de la responsabilidad del líder en la empresa con respecto de su gente”.

  • “Para mí en lo personal, salir de IMSA fue un momento de sentimientos encontrados. Por una lado siempre estuve muy orgulloso de lo que representaba IMSA como parte de una enorme cadena de valor, en donde éramos parte de la fabricación de muchísimo productos muy valiosos. Por otro lado, la familia lo manejó muy bien, sin fricciones, manteniendo relaciones muy valiosas para el futuro. Pero eso sí, cuando se vendió, al menos yo no tenía claro qué iba a hacer”.

  • “Decidimos esperar un año. De la fecha en que vendimos, a cuando empezamos la primera empresa – Dimex – pasó exactamente un año. Era importante hacer esa pausa para replantearnos y ver qué era lo que más nos interesaba. Y de ahí han venido muchas empresas y muchos proyectos”.

  • “Cuando salimos de IMSA, mi papá dijo que nosotros no debíamos ser una familia de ‘casabolseros’. Que teníamos una responsabilidad de construir empresas nuevas, de traer innovación, de generar muchos empleos, de construir marcas”.

Juan Clariond es el director de Fink Partners, en donde agrupa restaurantes y negocios de alimentos, con servicios financieros (Dimex) y está además activamente explorando oportunidades de inversión en plataformas tecnológicas y nuevas tecnologías. Tiene un MBA del IE, en España.