Economía presente - Pemex

Por Juan Carlos Calderón

Mucho se ha hablado de PEMEX en los últimos meses. La propiedad y explotación del petróleo está en el centro ideológico y nacionalista de una parte de la población y algunos partidos políticos. Sin embargo, no existe el mismo énfasis en reconocer los importantes cambios estructurales y tecnológicos que se están dando aceleradamente en el sector energético global. La compañía es relevante para las finanzas públicas del país y como productora e importadora de insumos que afectan a la mayor parte de las industrias en nuestra economía.

¿Cuánto le cuesta PEMEX a las finanzas públicas?

El mes pasado cuando la calificadora Moody´s bajó la calificación crediticia de la deuda soberana de México mencionó que dado el cambio en el modelo de negocio, aumentaron los riesgos financieros y operativos de la compañía. Asimismo, la calificadora comentó que en ausencia de la inversión del sector privado, tendrá que recibir apoyo financiero del gobierno. Moody´s estimó que dado que PEMEX tiene flujo de efectivo negativo y tiene que cumplir con sus obligaciones relacionadas su deuda, se tendrá que invertir hasta 2% del PIB cada año en el periodo de 2020 a 2022. Adicionalmente, si el gobierno quiere apoyar a PEMEX en la inversión necesaria para llegar a las metas de producción, y mantener las reservas en los niveles actuales, se necesitaría un punto adicional del PIB, lo que podría llevar la cifra a 3%.

¿Qué impacto ha tenido la baja en calificación de PEMEX?

La situación económica derivada de la pandemia del COVID-19 y la reducción en la calificación crediticia han llevado el costo de seguro de no pago en USD (medido por el credit default swap de 5 años) de 3% anual a inicios de marzo a un 4% anual al día de hoy. Si hablamos del costo de la deuda de PEMEX en los mercados internacionales, el bono de PEMEX en dólares a 9 años estaba pagando 6% a inicios de marzo y actualmente paga 9.7%. En los momentos de mayor volatilidad durante marzo y abril este mismo bono ha pagado hasta 12.5%.

¿Sigue siendo el petróleo una industria estratégica para México?

La importancia estratégica del petróleo está disminuyendo en todo el mundo. Con la explotación de los yacimientos Shale, el petróleo es más abundante. Además de esto, los grandes avances en eficiencia en energía solar y eólica hacen que el futuro de la energía en el mundo se aleje del petróleo y carbón; entre los combustibles fósiles tomará más importancia el gas. En pocas décadas la mayor parte de la energía en el mundo será energía limpia proveniente del viento y el sol. Esto además de ser más ecológico, será más barato.

Seguir invirtiendo en una empresa que pierde dinero, es ineficiente, y requiere una mayor inversión que afectará las finanzas públicas no es el mejor uso de los impuestos que pagamos los contribuyentes. Es mejor incentivar la inversión privada en contratos a riesgo donde si no hay éxito el inversionista pierde, y si hay éxito el gobierno recibe parte de las utilidades.

Los costos no solo se limitan al monto que se tienen que inyectar a PEMEX con nuestros impuestos, debemos incluir también que el tener energía más cara hace menos competitivas a las empresas de nuestro país y afecta el gasto de los consumidores. El mundo está frente a cambios muy importantes derivados de las tecnologías exponenciales y esto hará que entremos en una nueva etapa de abundancia energética. Es urgente un cambio de estrategia para posicionar a nuestro país como un gran productor de energías limpias, baratas y proteger a la ecología.

¿Qué hacer?

Es importante seguir ejerciendo nuestra influencia como ciudadanos y empresarios para pedir a nuestros representantes reconsideren la política energética del país. En este sector en particular somos muy poco competitivos y estamos dejando pasar la gran oportunidad que México tiene de ser un gran productor de energía limpia a precios muy competitivos.

Como país debemos de cuidar nuestras finanzas públicas y de nuestro medio ambiente. Como ciudadanos debemos cuidar nuestros derechos y cumplir con nuestro deber de participar. Como empresarios debemos influenciar la toma de decisiones del gobierno para tener la estrategia energética que reducirá costos y generará crecimiento económico.


El autor es fundador de Arvo Capital - Síguelo en Instagram: arvo_jccalderon